1. El nombre más difundido para la tartamudez evolutiva – no causada por traumatismo cerebral – es el de disfemia
  2. NO se recomienda la intervención directa antes de los 6 años, sí a través de la familia y entorno escolar
  3. NO tiene relación con la inteligencia ni nivel cognitivo
  4. Se manifiesta en el desarrollo del niño y NO a ningún tipo de enfermedad o lesión cerebral.
  5. Afecta más a los hombres que a las mujeres
  6. La intervención terapéutica se realiza desde un punto de vista multidisciplinar
  7. Se calcula que hay en el mundo 40 millones de tartamudos
  8. Actualmente NO existe un tratamiento médico para la tartamudez evolutiva
  9. Comienza siempre en edad preescolar o primeros cursos  (entre 2,5 y 5 años  un tercio de la población de niños pasan por un periodo de tartamudeo) y remite en un porcentaje pequeño