Letra

“Tu letra es un desastre”, “Ahí no hay quien lea”… Es lo que los profesionales llamamos disgrafía motríz, todos aquellos trastornos que afectan a la grafía de los niños.

Se trata de un trastorno perceptivo – motríz generalmente de etiología funcional. Estas dificultades las presentan muchos niños a partir de los 7 ó 8 años, no se asocian directamente a otro tipo de problemas como intelectuales, neurológicos, sensoriales, motores, afectivos o sociales.

Síntomas

  • Inclinaciones en reglones
  • Trastorno en el tamaño y forma de la letra
  • Excesivo espaciado entre la letra o letras muy apiñadas
  • Postura inadecuada al escribir
  • Velocidad de escritura excesivamente lenta o rápida
  • Dificultad prensión lápiz (pinza)

Diagnóstico

Para el establecimiento del diagnóstico de la disgrafía es necesario tener en cuenta el factor edad. Este trastorno no empieza a manifestarse hasta después de haber iniciado el período de aprendizaje, tras los 6 ó 7 años.

El tratamiento dependerá del diagnóstico. Cuando hay algún problema asociado como un déficit de atención (TDA),  déficit de atención con hiperactividad (TDAH) o simplemente dificultades temporo espaciales, de lateralización, falta de tono muscular etc, el abordaje del pronóstico tendrá que ir directamente enfocado a la causa que produce el trastorno, y no a la sintomatología de la propia letra. Se trata de hacer un programa global y con un enfoque correcto.

Lo importante es que se tengan desarrollados toda una serie de aspectos madurativos anteriores:

  • Afianzamiento de la lateralidad (coordinación)
  • Desarrollo motricidad (grafía)
  • Desarrollo lenguaje
  • Desarrollo mental (comprensión)

Podemos llamar la atención que cuando escribimos el cuerpo también indica una posición concreta, mantenemos el hombro fijo mientras movemos el codo y la muñeca de forma adecuada, también nuestra mente, y sobre todo los ojos tendrán que seguir lo que nuestra mano vaya escribiendo.

Hay que trabajar desde la causa, no podemos limitarnos a insistir en la letra y hacer miles de copias y caligrafías. Es importante realizar una evaluación psicopedagógica, elaborar un diagnóstico y programar un tratamiento adecuado.