TRASTORNOS DEL LENGUAJE

Los problemas con las habilidades lingüísticas receptivas comienzan generalmente antes de los 4 años de edad.

Es importante hacer un diagnóstico completo y recogida de historia clínica así como la valoración de pruebas que nos objetivará un diagnóstico, pronóstico y tratamiento en los trastornos de lenguaje.

El retraso simple del lenguaje puede aparecer desde el nacimiento o durante su etapa de crecimiento, en cualquiera de los niveles que compone el lenguaje; estos afectan sobre todo la expresión y en algunos casos la comprensión sin que la causa se deba a una deficiencia auditiva o trastorno neurológico.

Se trata de una disfunción del lenguaje de tipo evolutivo con desfase cronológico

Los niños que tienen R. S. L. presentan un desfase significativo en la aparición o en el desarrollo de la expresión de todos los niveles del lenguaje (fonológico, morfosintáctico, semántico y pragmático) y les afecta a la expresión, y en menor medida a la comprensión.

En general hay una buena evolución en el lenguaje aunque con discreto retraso a nivel madurativo.

Lenguaje cuya adquisición se presenta cronológicamente retrasada con dificultades evolutivas.

Destaca una alteración en la comprensión, procesamiento y uso del lenguaje

Puede ser secundaria a una lesión cerebral traumática, tumoral, malformativa o infecciosa.

El trastorno específico del lenguaje, TEL (Specific Language Impairment, SLI) es un trastorno que retrasa la adquisición del lenguaje en niños que no tienen pérdida de audición ni ninguna otra causa de retraso en su desarrollo.

También se conoce como trastorno del desarrollo del lenguaje, retraso en el lenguaje o disfasia de desarrollo. Es una de las discapacidades del aprendizaje más comunes durante la niñez, que afecta aproximadamente del 7 al 8 por ciento de los niños en el jardín de infancia.

TRASTORNOS DEL HABLA

Los trastornos del habla afectan a la fluidez verbal y a la articulación de sonidos, es decir, la pronunciación, lo que en cierta medida es normal hasta los cinco años de edad.

Tienen una prevalencia cercana al 5-8% en preescolares y en un 4% en escolares repercutiendo directamente en su comunicación.

 

Es la alteración sistemática en la pronunciación de un determinado fonema, producto de la persistencia de formas de articulación inmadura.

Se puede observar omisión, sustitución, inversión o distorsión del fonema.
Los fonemas más afectados en el idioma castellano son: S, R, L, D.
Normalmente un niño de 4 años pronuncia adecuadamente la mayoría de los fonemas, y uno  de 6 años los pronuncia todos.

En la exploración se pasan test estandarizados y se realiza una exploración buco facial, audiometría Tonal y aquellas pruebas que se consideren oportunas.

(Tartamudez) afecta a la fluidez verbal y se distingue por la discontinuidad en el habla característica del tartamudeo. Es la alteración de la fluencia normal de las palabras, produciéndose el bloqueo o repetición de una o más sílabas.

Pueden acompañarse de movimientos corporales que denotan tensión.

La disfemia puede ser tónica, clónica o tónica-clónica.
El 88% se presenta en menores de 7 años, y es más frecuente en hombres.
Se recomienda una intervención “indirecta” hasta los 6 años, sin llamar la atención al niño por hablar mal.

A partir de los 6 años es necesaria la derivación a fonoaudiólogo y psicologo.

TRASTORNOS DE APRENDIZAJE

Se define como la dificultad para leer. Hay muchos niños que cuando están aprendiendo a leer y a escribir confunden la letra “b” con la “d”, el número “6” con el “9” y otros tipos de palabras.

Es importante aclarar que esto no es un problema de visión; sino que el cerebro está invirtiendo o modificando la secuencia de la información que recibe de los ojos. La mayor parte de los niños superan este problema antes de los siete años, aproximadamente. Sin embargo, en el caso de niños disléxicos, los problemas de lectura persisten.

Las personas con dislexia presentan dificultades en la descodificación, dificultad para aplicar las normas gramaticales, dificultad para recordar y automatizar las formas y reglas ortográficas de las palabras.

Trastorno en la adquisición de las habilidades matemáticas. El término discalculia hace referencia a una amplia gama de dificultades para el procesamiento numérico y cálculo.

Actualmente, hay un 1% de niños que muestran este tipo de trastorno. Las personas con discalculia son personas inteligentes que presentan  problemas con los números.

El trastorno de aprendizaje no verbal (TANV) es un trastorno del neurodesarrollo que afecta a los aprendizajes. En la actualidad no existen suficientes estudios concluyentes que permitan demostrar la lesión o disfunción del hemisferio derecho del cerebro

Se caracteriza por la dificultad en la organización de los espacios, en la adaptación a situaciones nuevas y en la interpretación de la información no verbal. Son habituales las dificultades de coordinación motora, dificultades de gestión de las emociones, así como la dificultad de relación y/o comunicación.

Se define como la dificultad para escribir, como resultado de la dislexia, de una coordinación motora deficiente o de problemas para entender el espacio. Es un trastorno que se relaciona con las dificultades de la expresión escrita.

Los síntomas más habituales son dificultades visuales espaciales, dificultades motoras finas, dificultades del procesamiento del lenguaje, dificultades para el deletreo y la escritura a mano, problemas de gramática y organización del lenguaje escrito.

Es un trastorno del lenguaje específico de la escritura. Los niños con disortografía tienen problemas para deletrear las palabras y cometen habitualmente errores como el intercambio y reemplazo de letras, escribir unidas varias palabras o separadas por sílabas y/o escribir las palabras tal y como las pronuncian.

 

El autismo es un trastorno con una variedad de síntomas que van de leves a graves.

Generalmente se caracterizan por ser niños con capacidades sociales deficientes, hipersensibilidad a imágenes y sonidos, dificultades para adaptarse al cambio y otros intereses idiosincrásicos (distintivos).

Trastorno por déficit de atención con hiperactividad—TDHA