El progreso a la hora de aprender a leer no es igual en todos los niños. Un niño estará preparado para leer y para escribir cuando esté motivado, tenga un buen manejo del lenguaje y un desarrollo psicomotor adecuado.

¿Qué necesita el niño para aprender a leer?

Visión, oído y habilidades motoras finas y gruesas tienen que estar preparadas para iniciar la lectura. Para que el niño aprenda a leer se requiere cierta madurez del cerebro, así como habilidades motoras y sensoriales.

Cuando nos enfrentamos con un problema en la lectura tenemos que pensar que madurativamente el niño no está preparado o hay algún factor que está distorsionando su correcto aprendizaje.

En esta madurez interviene variables como la lateralidad, estructuración espacial y esquema corporal.

Dificultades a la hora de leer o escribir

Cuando hay dificultad a la hora de leer se exige mayor nivel de atención y esfuerzo, la comprensión no es eficaz.

  • Casi la mitad de niños con problemas para leer tienen problemas visuales, como dificultad para enfocar un punto (convergencia) o seguir un texto. Otros no han desarrollado la dominancia de un ojo e involuntariamente cambian la dominancia mientras leen causando saltos en el texto.
  • A la hora de escribir, cuando los problemas se focalizan también en una dificultad en la motricidad fina y no sujetan el lápiz correctamente porque no tienen adquirida aún la pinza, nos encontraremos con dificultades añadidas. Centrarán toda su atención en la direccionalidad de la grafía y su forma más que en el contenido.

Las habilidades como la lectura y escritura son controladas desde diferentes centros del cerebro. Para aprender a leer y escribir sin problemas todo esto tiene que funcionar correctamente.

Debemos evaluar el nivel de sobreesfuerzo que los niños tienen que hacer cuando se enfrentan con la lectura y escritura. Es importante poner los medios para prevenir y detectar las dificultades, hacer un buen diagnóstico y ponernos en manos de profesionales.