Dificultad en la lectura, primeros pasos desde el aula

Cuando el profesor detecta que un alumno tiene dificultades en la lectura o escritura lo primero que debemos hacer es derivar el caso al departamento de psicodiagnostico y hacer una correcta exploración:

  1. Realizar una valoración exhaustiva
  2. Establecer una adaptación curricular no significativa donde se destaquen contenidos y métodos de evaluación del alumno
  3. Determinar el apoyo escolar individual y personalizado
  4. Orientar de estrategias de actuación a familia y resto de profesores

Profesores, ¿Qué podéis hacer día a día?

  1. Asesorado por especialistas escoge el método apropiado. Puede ser bueno utilizar un método no global para facilitar el aprendizaje aislado de los fonemas reforzando la parte fonética.
  2. Facilítale la información: simplifícala, subraya la palabra clave, intenta no sobrecargarle.
  3. Sienta al niño en primera fila, te facilitará una mayor supervisión y podrás darle una atención más individualizada.
  4. Comprueba que comprende las tareas y cuando empieces una actividad nueva capta su atención y repite la actividad a realizar.
  5. Intenta facilitarle las tareas dándole material escrito ya que necesita más tiempo para terminarlas.
  6. En los exámenes evita la corrección de errores y si es posible hazlo oralmente, adáptalos con actividades de relacionar, unir con flechas o elegir la respuesta correcta.
  7. Adapta también los deberes de casa.
  8. Valora su propio esfuerzo para reforzar su autoestima. Destaca sus aptitudes positivas sin compararle con el resto de sus compañeros.

Es de vital importancia la coordinación de familia y colegio  para trabajar de forma conjunta con el niño.

Dificultad en la lectura, ¿Qué podemos hacer los padres?

Los padres tenemos que ser el apoyo emocional que necesita el niño, comprendiendo la naturaleza de su problema. El niño tiene que tener muy claro que aunque tenga ciertas dificultades en la lectura nosotros le seguimos queriendo.

Está en nuestras manos valorar desde su propio nivel el esfuerzo que realizan. ¿Cómo podemos ayudarles con la lectura?

  1. Debemos tener claro que el niño no tiene una discapacidad intelectual, sino que tiene que esforzarse mucho más en su trabajo.
  2. Tenemos que evitar comparaciones.
  3. A veces es aconsejable delegar en otra persona en lugar de ayudarles en los deberes directamente. Pidamos ayuda y orientación, en ocasiones la carga de ansiedad de muchos padres desencadenan situaciones que no favorecen al niño.
  4. En la dinámica familiar debemos tener que tener en cuenta cosas como la tendencia al desorden o dificultad de atender a órdenes sencillas.
  5. Confiemos en los profesionales y tengamos una comunicación fluida con el colegio. En nuestras manos está todo el apoyo emocional y social.
  6. Hablemos con nuestro hijo, ayudándole a descubrir sus aptitudes positivas.
  7. Podemos apoyarnos en las nuevas tecnologías y metodologías que se adaptan a las características concretas de nuestro hijo.

Es importante la coordinación de familia y colegio  para trabajar de forma conjunta con el niño.