¿Por qué a veces es difícil conseguir un hábito?
Aprender nuevas habilidades tiene un efecto en la estructura física del cerebro, modificándolo  y estableciendo nuevas relaciones y circuitos neuronales.
La plasticidad cerebral es la capacidad de las células nerviosas para generarse anatómica y funcionalmente como consecuencia de estimulaciones ambientales.
El cerebro en los primeros años de vida se encuentra en un proceso madurativo en el que continuamente se establecen nuevas conexiones neuronales y tiene lugar el crecimiento creciente de sus estructuras.
Con el entrenamiento repetitivo y la atención mejoramos nuestras conexiones y conseguimos un aprendizaje mayor. Si realizamos el estímulo de forma repetitiva podemos generar conexiones neuronales que nos interesen; un entrenamiento neuronal.

También aprendemos por imitación
Cuando vemos a alguien bostezar, nos entran ganas de hacerlo también. Es el fenómeno de las neuronas espejo.
Estas neuronas están situadas en el área de Broca, la parte del cerebro relacionada con el lenguaje y zona parietal posterior vinculada a la planificación de movimientos.
Es lo que hacen los bebés que aprenden por imitación y repetición.
Pero a veces tenemos una forma de pensar muy rígida y no podemos cambiarla. Cuesta mucho vencer la rutina de un circuito cerebral bien consolidado y aprendido.
En este video podemos observar la dificultad del cambio pero también la neuroplasticidad de adaptación.

¿Cuándo conseguimos un hábito?
Descartamos el mito de que bastan 21 días para adquirir un hábito nuevo.
Un reciente estudio de la Universidad de Londres concluye que entre 18 y 254 días y que la mayoría de las personas lo consiguen a los 66 días. Por supuesto que dependerá de la complejidad del hábito a adquirir.
También la curiosidad aumentaba la actividad cerebral del hipocampo , que es el almacén principal de la memoria. Lo que queramos que se convierta en hábito tiene que tener también un valor especial  y ser importante para nosotros.
“Nuestro cerebro tiene la flexibilidad suficiente para aceptar nuevos retos pero no le gusta ceder de inmediato. Nuestra actividad cerebral se modifica y crea nuevos patrones de conducta.
Aprovechemos estos conocimientos para implementar nuevos hábitos saludables a nuestros alumnos y de esta forma crear nuevos circuitos neuronales.